Follow by Email

viernes, 11 de mayo de 2012

MI DIARIO DE HOY

En el tercer piso están celebrando el Día de la Madre y yo como aún no lo soy, prefiero escuchar música en la oficina aprovechando que estoy sola :). Leo nuevamente "ese" correo porque la verdad, es que ha sido una de las semanas más agotadoras que he tenido, llego tardísimo a mi casa y lo único que quiero es dormir. Leo el nombre del destinatario y sólo veo la manifestación del pasado. Ya se había manifestado unas semanas antes con un mensaje en el celular pero a una hora totalmente imprudente, me despertó y luego de eso sólo quise seguir durmiendo. Luego, un día sin querer lo vi, ya ni me acordaba de él, pero como alguna vez se lo escribí, de alguna u otra forma siempre regresas a mi. Lo vi acompañado y a pesar de eso me escribió "ese" correo. Quizás en algún momento me arrepentí de algunas cosas que hice "por él", pero aprendí la lección "comiéndome los libros" como alguna vez lo dijo Don Ramón, pero ninguna lamentación o sentimiento de haberme equivocado reemplazarán el hecho de que siempre fui sincera con él; no lo usé ni me burlé de él. Y al final de esta odisea, sigo sintiendo sólo cariño, ya no me acercaré mas que para escuchar o ayudar si es que así él lo quiere, porque si bien es cierto él mismo extinguió de mi jardín los remanentes de una historia muy loca, no hay ningún sentimiento negativo hacia él, muy por el contrario lo quiero mucho. Quisiera que podamos ser amigos a pesar de esta situación, es la única persona que sabe mi gran secreto y por lo tanto me conoce un poco más, además de que debo haber pasado por un sin número de evaluaciones psicológicas durante cada encuentro. La fe es algo que nos distancia porque mientras que yo creo en la trascendencia de la vida, él sólo vive su momento. Quisiera que supiera que no quiero aislarlo, sólo que seamos amigos y de esos de verdad porque a pesar de que tiene amigas de años, ninguna lo ha visto en las circunstancias en las que yo lo he visto, ninguna ha constatado una mentira con una verdad ante sus propios ojos y ninguna ha sentido el cariño más sincero como el que yo siento por él. Te quiero mucho M.A., espero que seas feliz.