Follow by Email

martes, 13 de marzo de 2012

Esa soy

Siempre he querido cambiar muchas cosas en mí. Mi cabello siempre se esponjaba y a medida que fui creciendo descubrí que existe una plancha de cerámica con la cual puedo ser lo lacea que deseo; mis caderas, pues son anchas y no me han permitido ponerme pantalones y faldas bonitas como supuestamente toda chica de mi edad suele usar; mis dientes, pues no se encuentran en la posición correcta y ello ha significado retraimiento en mí; el no provenir de una familia con una mejor posición económica, pues eso ha limitado en gran parte mis avances en la vida. Sin embargo desde los tiempos memorables de la inocencia, los chicles bubaloo y las poleras de color amarillo patito, he sabido que tengo muchas cualidades; soy inteligente, siempre he sido una buena alumna en el colegio y la universidad, hoy sé que soy bonita, pues eso ha sido algo que no llegué a descubrir hasta que alguien, que si bien me lastimó mucho, me hizo entender y darme cuenta de que soy hermosa. Hoy quiero ser más que una simple chica que sale a trabajar y estudiar, que trata de comer a sus horas, que piensa incansablemente en su futuro y se esfuerza por hacer de él algo mejor, que ama a su familia, que aún sueña con aquel hombre que me hizo resucitar un 11 de diciembre y que hasta el día de hoy, no he vuelto a ver. Hoy me siento una mujer más completa, he logrado dejar atrás mi pasado y sé que eso es muy valioso para dar la oportunidad a nuevas historias en la vida; sin embargo hoy que me siento así, no puedo compartirlo con alguien, pienso que mi tiempo se podría aprovechar mejor si fuera de a dos y no en soledad. Aún sueño, espero y vivo con la ilusión de aquellos ojos tiernos que me miraron y removieron lo mejor de mí aunque hoy sólo pueda decir, gracias.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias! Y aunque nuestra aceptación siempre esté a prueba, como alguna vez leí, es necesario "amarse con los ojos abiertos".

      Un abrazo

      Eliminar